Patricia Gaztaņaga
  Semanal ABC
 
Bilbaína del 66. Presentó en Antena 3 el talk-show El diario de Patricia, por el que ya han pasado más de 12.000 invitados. Estoy casada y soy una experta cocinera de merluza en salsa verde.


Patricia Gaztañaga
Hemos unido a muchas familias. Pero aún sorprende comprobar que hay hermanos que no se han visto en 35 años y no saben decirte por qué.

XLSemanal ¿Dejadez?

P.G.
Pues eso, dejadez. Aunque me parece mucha dejadez. Claro que si te pones a pensar, ¿en qué familia no cuecen habas?

XL. A mí no me mire que hoy pregunto yo.

P.G.
[Ríe] No, en serio. Quien más o quien menos ha tenido un problema o un roce mayor o menor. Al final dices: «Bueno, es que la vida es así».

XL. ¿Hay que ser del mismo Bilbao para tener un talk-show propio y homónimo en la tele?

P.G.
[Ríe] Igual resulta que es eso. Ésa es la clave. Esto funciona porque yo soy de Bilbao.

XL. ¿Qué más hace falta para que funcione?

P.G.
Mucho, mucho. Ser crítico con el trabajo. Creer en lo que uno hace. Un buen equipo.

XL. De tierna adolescente, ¿llevaba usted diario?

P.G.
Nunca jamás. Es una idea muy romántica que siempre he tenido, pero soy demasiado inconstante. No tengo ni agenda, ¿cómo voy a llevar un diario?

XL. ¿Sabe que el suyo empieza a ser más conocido que los de de Anna Frank o Bridget Jones?

P.G.
Oye, pues sí. ¿Quién lo iba a decir? Aunque ahí te has pasado un poco [ríe].

XL. ¿Es usted consciente de haberse creado una cierta familla de borde con sus invitados?

P.G.
Es probable que sí. Cuando me encuentro con un chaval de 18 años que es un machista redomado y dice cosas como «prohíbo salir a mi novia a la calle», pues sí, se me nota. Y ahí sí que soy borde. Menos de lo que me gustaría.

XL. ¿Momento de bordería que nunca olvidará?

P.G.
Todavía no he tenido ese momento de decir: «¡Te has pasado!».

XL. ¿Está por llegar?

P.G.
Eso, está por llegar [ríe].

XL. ¿Cómo consigue distanciarse de los problemas de sus invitados?, ¿usa tapones?

P.G.
No. Aprendes a hacerlo. No podría llevarme a casa los problemas de tanta gente.

XL. ¿Irían mejor las cosas si por su programa desfilasen algunos políticos?

P.G.
Desde luego. Porque lo que aquí hacemos es escuchar. A algunos les hace mucha falta escuchar. Dialogar. En este país se discute mucho, pero no se dialoga tanto.

XL. ¿No ha pensado dedicar un programa al Estatuto y sus desencuentros?

P.G.
No estaría mal. Si ellos quieren venir, nosotros lo hacemos. Sería muy divertido.

XL. ¿Qué tipo de televisión consume?

P.G.
Sobre todo nocturna. Me gustan las pelis. Algunas series. Incluso un reality.
Bilbaína del 66. Presento en Antena 3 el talk-show El diario de Patricia, por el que ya han pasado más de 12.000 invitados. Estoy casada y soy una experta cocinera de merluza en salsa verde.

Patricia Gaztañaga
Hemos unido a muchas familias. Pero aún sorprende comprobar que hay hermanos que no se han visto en 35 años y no saben decirte por qué.

XLSemanal ¿Dejadez?

P.G.
Pues eso, dejadez. Aunque me parece mucha dejadez. Claro que si te pones a pensar, ¿en qué familia no cuecen habas?

XL. A mí no me mire que hoy pregunto yo.

P.G.
[Ríe] No, en serio. Quien más o quien menos ha tenido un problema o un roce mayor o menor. Al final dices: «Bueno, es que la vida es así».

XL. ¿Hay que ser del mismo Bilbao para tener un talk-show propio y homónimo en la tele?

P.G.
[Ríe] Igual resulta que es eso. Ésa es la clave. Esto funciona porque yo soy de Bilbao.

XL. ¿Qué más hace falta para que funcione?

P.G.
Mucho, mucho. Ser crítico con el trabajo. Creer en lo que uno hace. Un buen equipo.

XL. De tierna adolescente, ¿llevaba usted diario?

P.G.
Nunca jamás. Es una idea muy romántica que siempre he tenido, pero soy demasiado inconstante. No tengo ni agenda, ¿cómo voy a llevar un diario?

XL. ¿Sabe que el suyo empieza a ser más conocido que los de de Anna Frank o Bridget Jones?

P.G.
Oye, pues sí. ¿Quién lo iba a decir? Aunque ahí te has pasado un poco [ríe].

XL. ¿Es usted consciente de haberse creado una cierta familla de borde con sus invitados?

P.G.
Es probable que sí. Cuando me encuentro con un chaval de 18 años que es un machista redomado y dice cosas como «prohíbo salir a mi novia a la calle», pues sí, se me nota. Y ahí sí que soy borde. Menos de lo que me gustaría.

XL. ¿Momento de bordería que nunca olvidará?

P.G.
Todavía no he tenido ese momento de decir: «¡Te has pasado!».

XL. ¿Está por llegar?

P.G.
Eso, está por llegar [ríe].

XL. ¿Cómo consigue distanciarse de los problemas de sus invitados?, ¿usa tapones?

P.G.
No. Aprendes a hacerlo. No podría llevarme a casa los problemas de tanta gente.

XL. ¿Irían mejor las cosas si por su programa desfilasen algunos políticos?

P.G.
Desde luego. Porque lo que aquí hacemos es escuchar. A algunos les hace mucha falta escuchar. Dialogar. En este país se discute mucho, pero no se dialoga tanto.

XL. ¿No ha pensado dedicar un programa al Estatuto y sus desencuentros?

P.G.
No estaría mal. Si ellos quieren venir, nosotros lo hacemos. Sería muy divertido.

XL. ¿Qué tipo de televisión consume?

P.G.
Sobre todo nocturna. Me gustan las pelis. Algunas series. Incluso un reality.
 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=