Patricia Gaztaņaga
  La guia Tv
 
Son más de las siete de la tarde y los teléfonos de 'El diario de Patricia' en Antena 3no paran de sonar. Los redactores del programa atienden, una detrás de otra, las llamadas de personas que quieren ir a dar su testimonio. Dos minutos antes, Patricia Gaztañaga ha propuesto a los espectadores algunos de los temas que se abordarán en los próximos días: '¿No te sientes a gusto con tu cuerpo? ¿Tu pareja se pone celosa porque vistes de forma provocadora? Si es así, llama al...'. Uno de los espacios que más éxito ha tenido recientemente ha sido el de gente que había tenido experiencias paranormales. Aquel día, la línea se colapsó hasta el punto de que se plantearon hacer un nuevo programa sobre este tipo de contactos con el más allá.

Curiosa petición. El número de teléfono del 'El diario...' también es usado para otro tipo de encargos. 'En una ocasión, una chica nos llamó porque había visto a un joven muy atractivo entre el público y quería que le hiciéramos llegar su número de teléfono. Fue complicado, pero al final lo encontramos y se lo dimos', explica María Ascen Recarte, redactora del programa.

Entre las muchas personas que llaman para participar, el equipo de redacción hace una selección de las historias más intersantes y de los puntos de vista más dispares sobre un mismo asunto. Los elegidos son entrevistados por un redactor que elabora su ficha y un cuestionario de preguntas acorde con el testimonio que van a dar en directo. Otras veces, los buscan en espacios similares de otras cadenas autonómicas o locales, en las que estas personas ya han aparecido. El programa se encarga de trasladarlos a Madrid y, unas horas antes de que suene la sintonía de 'El diario...', los invitados deben estar ya preparados. Aquí empiezan muchas veces los nervios y, en algunos casos, hasta los ataques de pánico.

Relatos en directo. Es en ese instante cuando los redactores empiezan a pasarlo mal. Desde el control del programa, siguen con atención el relato de sus invitados y cruzan los dedos para que, en los pocos minutos que tienen, no se vayan por las ramas y cuenten las anécdotas más divertidas que les han ocurrido.

Las sorpresas. Uno de los alicientes del programa es dar sorpresas en directo a los invitados. Un cambio de look, la aparición inesperada de un amigo cibernético o una declaración de amor son algunas de las sopresas más comunes. No obstante, éstas pueden ser un arma de doble filo. Y si no, que se lo pregunten a aquella joven que fue a 'El diario...' a confesarle a un chico que estaba enamorada de él y resultó que éste tenía novia. Pero aquello no fue todo: Cuando Patricia le preguntó al chico si pensaba que podía haber alguien que le quería, al margen de su novia, el joven pronunció otro nombre diferente al de la chica que le había preparado la sorpresa. La pobre enamorada veía el programa desde fuera del plató y no paraba de repetir: 'Yo me voy. Yo lo mato...'. 'Cuando terminó el programa, el joven no sabía donde meterse...', recuerda Patricia Gaztañaga.

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=